En la organización de eventos lo que me motiva es que nunca hay dos proyectos iguales, y que sólo se viven una vez. No hay una segunda oportunidad.

Cada nueva experiencia me permite conocer desde cero a un nuevo cliente, encontrarme con su equipo de trabajo, sus expectativas, sus sueños. Todo lo que imaginaron... Y siempre estoy atenta a las exigencias que los apremian, las referencias y los miedos latentes que tienen.

Mi trabajo es proponer ideas, caminos, opciones para lograr que cumplan sus objetivos. Todo se enfoca en eso: lo que transmite el lugar y su ambientación, encontrar al orador indicado, cómo llegar al sponsor correcto, qué difusión hacer para llenar la sala y cómo encontrar a quien comunique la acción y que amplifique ese resultado por mil.

Busco innovar en cada instancia pero con el filtro de la experiencia de más de 17 años produciendo eventos y casi 10 de especializarme en congresos y eventos TEDx.

En mi equipo convoco personas expertas y de mi confianza para la producción previa y para el evento en sí mismo. Y nos convertimos en un brazo de la empresa cliente, decididos a alcanzar todos los objetivos que se propongan. Cuando somos parte de un equipo más grande integrados en el evento, no buscamos los sellos, ni la publicidad como productora, sino que disfrutamos sumarnos a los esfuerzos de cada eslabón de la cadena.

Hay proyectos de 1 o 2 años de trabajo en los cuales construimos relaciones de mucha confianza y cariño, y otros de pocas semanas en las cuales corremos mucho y sólo alcanzamos a compartir la intensidad. En todos los casos, siempre llegamos al final del evento con la satisfacción de un trabajo bien hecho, a conciencia, donde cada detalle sea mejor de lo que uno podía imaginarse previamente.

Es difícil poner en planes y power points la experiencia. La del que organiza, para dar cuenta de lo que sabe, y también la experiencia que ideamos para el participante. Porque hay algo de la magia de los eventos, que sucede "ahí". Y me encanta ese momento en que nos ponemos de acuerdo, tenemos esa imagen en común y el cliente entiende el proceso de trabajo. El momento más gratificante es cuando veo que mis clientes se relajan y el día del evento soy testigo, que lo que antes les daba mucho stress, ahora lo disfrutan profesional y personalmente, y su experiencia es de verdaderos protagonistas.

@jimejiterman